Garnett no aprende

Escrito por futbolgratisonline 18-12-2015 en bàsquet. Comentarios (0)

El campeón de la NBA, que ya tuvo sus más y sus menos con Gasol en Memphis, provocó de manera lamentable a Calderón en la derota de Toronto


Jose Calderon se encara con Kevin Garnett tras las provocaciones del ala-pívot



Cuando los aficionados españoles aún recordaban las provocaciones de Kevin Garnett en el año de novarto de Pau Gasol en Memphis, este martes desayunaron con las desagradables imágenes del jugador de los Celtics gesticulando despectivamente hacia José Calderón. Más información en este artículo.


Transitaba el tercer cuarto del partido que los Raptors perdieron en Boston cuando Garnett, tras encestar una suspensión desde la línea de fondo ante el extremeño, espero a la siguiente posesión para encararse con el base, al que aplaudió de forma despectiva mientras subía el balón antes de meterle el dedo en la cara en forma de ninguneo.


Sorprendió más la pasividad arbitral con la actitud antideportiva del ex de los Timberwolves que el proceder de Garnett, jugador notoriamente excitable y demonstrativo que ya se ensañó anteriormente con otros compañeros de profesión, Gasol entre ellos.


El motivo de la provocación no fue avclarado por ambos tras la disputa del partido, y la prensa estadounidense y canadiense prácticamente obvió el incidennte, del que sólo se hizo eco, y brevemente, la cadena deportiva ESPN en su resumen de la derrota de Toronto.


En las imágenes, el comentarista especula con que Calderón hubiera podido decirle algo al ala-pívot de Boston previo a sus tiro a cansata, pero los verdaderos motivos de KG quedan en el aire; y con ellos la identificación del verdadero incitador.


Lo único palpable son la loable actitud del malagueño, que mantuvo el corazón lo suficiente caliente como para responder a la provocación con palabras de reproche al rival y la cabeza suficientemente fría como para expresar una mínima queja a los árbitros y seguir dirigiendo a su equipo con serenidad.


Eso, y los gestos reprobables y, lamentablemente, ya clásicos de un cammpeón de la NBA que no se comporta como tal.